viernes, 16 de febrero de 2018

Confirmaron el procesamiento de Chocobar pero anularon el embargo

La Justicia confirmó que el policía asesinó al ladrón con exceso en la legítima defensa pero le quitaron el embargo que le habían impuesto.


El policía que mató a un ladrón en La Boca está cada vez más complicado. A pesar de haber sido recibido hace semanas atrás por Mauricio Macri y tener el apoyo permanente de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, la Justicia confirmó el procesamiento porque sospecha que el efectivo actuó con exceso en la legítima defensa.

La Sala VI de la Cámara del Crimen, confirmó el procesamiento dictado en primera instancia por el juez de menores Enrique Velazquez, aunque modificó la calificación legal por la de homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego en exceso en el cumplimiento de un deber .

El fiscal general Ricardo Sáenz y el defensor del policía, Rubén Melazo, habían solicitado el sobreseimiento de Chocobar, que está procesado por homicidio con exceso en la legítima defensa del sospechoso Juan Pablo Kukoc.

El episodio por el que fue procesado Chocobar ocurrió el 8 de diciembre pasado, a las 8.15, en la esquina de Garibaldi y Olavarría, cuando Kukoc y su cómplice, de 17 años asestaron diez puñaladas al turista norteamericano Frank Joseph Wolek, para robarle dos cámaras fotográficas.

Tres vecinos comenzaron a perseguir a ambos asaltantes. Luego se sumó Chocobar, quien salía de su casa para ir a tomar el colectivo 24. Chocobar vive en La Boca, pero trabaja en la policía local de Avellaneda.

Según las declaraciones de los testigos y del policía, Chocobar dio la voz de alto en dos oportunidades y realizó tres disparos intimidatorios al aire para que Kukoc se detuviera. Este segundo episodio ocurrió en la esquina de Olavarría e Irala. En ese momento el sospechoso menor se había separado de Kukoc y logró escaparse de los vecinos y de Chocobar.


Según los tres vecinos que perseguían a Kukoc, lograron arrebatarle al sospechoso una de las cámaras de fotos que había robado minutos antes y, ante el temor de ser atacados por el asaltante, dejaron la persecución y regresaron a la esquina de Garibaldi y Olavarría para asistir a Wolek.

Chocobar siguió solo la persecución de Kukoc, quien en ese trayecto se había quitado la campera de Boca que usó para envolver la mano en la que, supuestamente, llevaba el cuchillo con el que amenazaba a los vecinos y al policía que intentaron capturarlo, según dice la descripción del hecho en la resolución dictada por el juez de menores Velázquez.

Antes de llegar a Irala y Suárez, Chocobar volvió a dar la voz de alto y disparó dos balazos que hirieron al sospechoso en la parte posterior del muslo izquierdo y seis centímetros por encima de la cresta ilíaca. En su indagatoria, Chocobar dijo que disparó porque, en un momento de la persecución, el sospechoso se dio vuelta, se puso de frente y amenazó con atacarlo.

Dijo que apuntó para que los disparos dieran de la cintura para abajo, con el objetivo de evitar provocar lesiones en partes vitales del imputado.

La autopsia determinó que los dos balazos fueron disparados por la espalda. Los videos de la causa son en similar sentido. Al procesar a Chocobar por homicidio cometido con exceso en la legítima defensa, el juez Velazquez sostuvo que el policía sabía que al disparar podría provocar la muerte del sospechoso y afirmó que su conducta no fue profesional debido a que disparó con una mano.

Kukoc falleció cuatro días después en el hospital Argerich.



¿Que sentís?
descripcion de la imagen