jueves, 22 de febrero de 2018

Valijas con cocaína en la embajada rusa

El embajador había alertado a fines de 2016 sobre la existencia de paquetes con droga en la sede diplomática. Eran casi 400 kilos, que fueron reemplazados por harina. Se realizó una investigación con escuchas telefónicas y fueron detenidas cinco personas: dos en Buenos Aires y tres en Moscú, adonde la cocaína era llevada por correo diplomático.


La Justicia desactivó hoy una trama de tráfico de cocaína a Rusia que usaba la embajada de ese país en Buenos Aires. El arresto del oficial Iván Blizniouk, de la Policía de la Ciudad, puso al descubierto una red que se investigaba desde hace más de un año cuando, a fines de 2016, el embajador Viktor Koronelli denunció el hallazgo, dentro de la sede diplomática, de doce valijas con 360 paquetes repartidos, que totalizaban 389 kilos de cocaína.

Así comenzó una investigación con tareas de inteligencia, escuchas telefónicas y la colocación de un GPS en las valijas para rastrear el cargamento. De ese modo se llegó a los arrestos, entre los que destaca el de Blizniouk, que trabaja como oficial de enlace en la embajada dentro de la legación de Moscú y habla ruso a la perfección. Para los investigadores, el objetivo era enviar la droga en valijas diplomáticas con la excusa de una mudanza.

Además del oficial porteño de ascendencia rusa, hay otro detenido en la Argentina y dos en Rusia, mientras que hay un prófugo buscado en Alemania. Blizniouk, de 35 años, tiene el rango de subinspector y entró a la Policía de la Ciudad en 2013; sus cómplices en Buenos Aires fueron un ruso nacionalizado argentino llamado Alexander Chikalo y el ex contador de la embajada Ali Abyanov, quien dejó su cargo en julio de 2016 y se lo señala como quien ingresó las valijas a la sede de la calle Posadas. Chikalo también fue detenido en Buenos Aires. Mientras, se busca a quien se sindica como el líder de la banda, y mencionado en la investigación como "Señor K".

Una vez identificada la banda, se reemplazaron los 389 kilos de cocaína por el mismo peso en harina. Antes de embarcar las valijas, los traficantes evaluaron enviar la carga en un vuelo privado y sopesaron la posibilidad de usar un vehículo diplomático hasta el aeropuerto. También evaluaron enviar el cargamento en un viaje de cadetes de la Policía de la Ciudad, que iban a viajar a Rusia para capacitación. Así se desprende de las escuchas.

Una vez enviado el cargamento a Rusia, se logró hacer tres arrestos en Moscú: uno de ellos es Abyanov, quien cayó junto a dos hombres que fueron a buscar las valijas (llenas de harina) a la casa del contador. Blizniouk fue detenido en la madrugada de ayer en Ezeiza al regresar de Roma con su novia. La causa la instruyen el juez federal Julián Ercolini, el fiscal federal Eduardo Taiano y el responsable de la Procuraduría de Narcocriminalidad, Diego Iglesias, que estiman que Blizniouk trabajó codo a codo con Chikalo durante el último año y medio tras el regreso a Rusia del contado Abyanov. En las próximas horas le tomarán indagatoria a Chikalo y Blizniouk.

Además de ruso, el policía argentino habla inglés, portugués, y húngaro. Su vínculo con Rusia no sólo es de índole familiar. Cursó en Moscú una tecnicatura superior en Lingüistica y Literatura Rusa y se diplomó en Seguridad, especializado en Patrullaje, en la capital rusa. Además, estudió sobre terrorismo en la Universidad del Ministerio del Interior de San Petersburgo. Todos datos que incorporó a su legajo en la policía de la Ciudad.
¿Que sentís?
descripcion de la imagen