martes, 17 de abril de 2018

Feroz balacera en Granadero Baigorria: tres muertos

Sicarios ejecutaron a tres hombres que llegaban a su vivienda y antes de que bajaran del auto. Dispararon al menos 20 tiros.

Tres hombres fueron ejecutados a balazos ayer a la tarde en la ciudad de Granadero Baigorria, en el sur santafesino, cuando llegaban a la casa donde estaban viviendo y antes de que pudieran bajar del auto en el que iban. Las víctimas fueron atacadas por tres sicarios que descendieron de otro vehículo y los acribillaron, en un hecho que, para la justicia, fue planificado y encargado.

Los hombres asesinados, con antecedentes penales, fueron identificadas como Ezequiel David "Parásito" Fernández, de 38 años; su hermano José Horacio "Grasita" Fernández, de 30; y Gerardo "Abuelo" Abregú.

Al menos el primero estuvo implicado en un fallido secuestro que, según una investigación de la Justicia Federal, fue orquestado desde la cárcel por Ariel Máximo "Guille" Cantero, uno de los líderes de la banda de Los Monos.

Según los primeros datos surgidos de la escena del crimen los hermanos Fernández y Abregú fueron ejecutados alrededor de las 16.30 de ayer frente a la vivienda de Liniers al 2000 que ocupaban en el barrio Martín Fierro de Granadero Baigorria. Los tres llegaron a bordo de un Chevrolet Corsa gris dominio LNP-804 y alcanzaron a estacionar. Un segundo después se detuvo en medio de esa misma calle un Volkswagen Bora gris claro con vidrios polarizados y la patente trasera caída. En ese vehículo iban cuatro personas de la cuales tres se bajaron portando armas "que parecían metralletas cortitas", según describió un vecino.

Una de las víctimas quedó con su pierna derecha apoyada en el piso y aferrada a un cuchillo de mano. Un testigo contó que "no respondieron los tiros desde el auto, no fue como una guerra, tiraron los de afuera y listo. Los cuerpos estaban muy mal, había mucha sangre y estaban desfigurados".

Crimen por encargo

El fiscal de Homicidios Florentino Malaponte, a cargo de la investigación de este triple crimen, sostuvo en declaraciones a la prensa que "todos tenían sus DNI encima, hay al menos veinte vainas y los cuerpos muestran múltiples disparos".

Sobre el móvil, no aventuró hipótesis: "Estamos trabajando con paciencia para recabar los mayores datos posibles. Lo que es claro es que es un crimen por encargo, planificado y que venían siendo vigilados o perseguidos a corta distancia. No nos consta que el crimen esté ligado al narcotráfico, pero esta gente tenía antecedentes y estamos trabajando sobre eso", dijo.

Gente común

Los vecinos del barrio Martín Fierro estaban conmocionados. Pare muchos de los Fernández eran gente "común, que no molestaban" y hacía "unos cuatro meses que se habían mudado a esa casa". Si bien las relaciones delictivas ligan a al menos uno de los Fernández con la banda de Los Monos, los vecinos aseguran que "acá no vendían drogas ni nada. No era un bunker. Esta gente iba y venía, y otro hermano de los chicos, Nahuel, también andaba por acá".

Algunos alcanzaron a ver lo sucedido en plena tarde de ayer. "Un auto se paró en la calle y los que se bajaron tenían armas negras más grandes que una (pistola) 9 milímetros. Tenían como un soporte o algo así pero eran mas cortas que una metralleta. Los tiros parecían cohetes, yo pensé que era un buscapié cuando estaba en la cocina pero cuando salí los vi. No duró mucho, fueron unos segundos. Después se subieron al auto y se fueron rápido", resumió una vecina.

Fuentes policiales agregaron al respecto que los sicarios huyeron por Liniers hacia Sylvestre Begnis, a unas tres cuadras, y de allí se perdieron de vista hacia el lado de autopista. Y agregaron que en el lugar no hay cámaras de videovigilancia.

Las dos puertas derechas del Corsa quedaron abiertas y del auto "sólo se veía salir como un humo", coincidieron. Luego el Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) recogió unas 19 vainas servidas y varias esquirlas .


FUENTE: LA CAPITAL
¿Que sentís?
descripcion de la imagen