jueves, 20 de septiembre de 2018

Le pegaron a cinco médicos de guardia del Cullen

Fue en dos casos diferentes. Los agresores fueron pacientes que se quejaban por la demora en la atención. Los médicos pidieron que se garantice su seguridad y el servicio estuvo restringido por un par de horas.

Cinco médicos que cubrían la guardia a la hora de la siesta en el hospital Cullen fueron agredidos por tres personas. Si bien se trató de dos hechos diferentes estos dos pacientes y un acompañante comenzaron a quejarse por la demora en la atención.

Los profesionales trataron de explicarles que podían esperar porque no necesitaban atención urgente y otros pacientes si, pero reaccionaron golpeando a los doctores. Cuatro de los médicos fueron atacados por uno de los pacientes y su acompañante mientras que otro fue lesionado por uno.

Debido a esta situación, que no es la primera vez que ocurre, estuvo suspendida la atención en la Guardia del hospital hasta que se garantice al personal seguridad para seguir trabajando.

El director del Cullen, Juan Pablo Poletti le confirmó al móvil de LT10 que se atendían urgencias solamente y el resto de los pacientes son derivados al Iturraspe.

De todos modos, cerca de las 19 llegó apoyo para el destacamento policial que funciona en el lugar y la atención retornó a la normalidad.

Un caso resonante

En el mes de julio, una joven refaelina tuvo en vilo a todo el personal del Cullen durante 24 horas, poniendo en jaque no sólo la seguridad del lugar, sino también generando desmanes en los negocios cercanos.

En esa oportunidad, la protagonista de los disturbios fue Ayelén, de 25 años que acompañaba a su pareja -"el Jamaiquino"- quien se recuperaba de una herida de arma blanca en una de sus piernas.

El 24 de julio cerca de las 7 de la mañana la joven entró en el kiosko ubicado en la esquina de Avenida Freyre y Lisandro de la Torre pidiendo que le vendan una cerveza con la excusa de que quería festejar la leve mejoría en el estado de salud de su novio. Después pidió tomar la bebida en el lugar, pero antes de pagar, abrazó sorpresivamente a otro cliente y se retiró del kiosko, movimiento que resultó sospechoso ya que se temía que le hubiera robado "aprovechando la cercanía".

Ayelén se fue del kiosko, pero volvió a entrar a los pocos minutos, ahora con dinero en la mano. Se volvió a retirar, y en una tercerca ocasión entró nuevamente pero en esta oportunidad le pedía dinero a los clientes que estaban en el local argumentando que ella partipaba en Cáritas y necesitaba plata para ayudar a otras personas.

Esta fue la gota que rebalsó el vaso para la gente del kiosko que la echó del comercio pero Ayelén no se fue tranquila: se puso a tirar piedras desde la puerta del Hospital Cullen, provocando los primeros desmanes. Los primeros fuera del nosocomio, ya que anteriormente la mujer había estado en la Sala de Cirugía pidiendo dinero y amenazando al personal. Tras arrojar las piedras, personal policial logró reducirla pero se necesitaron 4 mujeres policías ya que se trata de una joven robusta que mide 1,80mts aproximadamente.

Allí es cuando el fiscal Carlos Lacuadra pidió que la mujer sea identificada por el delito de resistencia a la autoridad aunque fue liberada horas más tarde. Nuevamente en libertad, Ayelén volvió al Cullen y reclamó que la dejen entrar para protegerse de las bajas temperaturas y desde el hospital le ofrecieron quedarse en el albergue transitorio que tiene sobre calle Francia. Allí se da otra serie de disturbios donde también habría intentado robar, la echaron del lugar y volvió al hospital, esta vez a la sala de ginecología.

Pero el accionar de esta mujer no terminó ahí. Durante la noche se escapó de esa sala, y el personal la encontró tratando de entrar a la Sala de quemados, la sacaron del lugar, y después la volvieron a encontrar esta vez dentro de la Sala de cardiología tratando de robar medicamentos. Esto fue lo que motivó que finalmente fuera echada del Cullen. 


fuente LT10.com









¿Que sentís?
descripcion de la imagen