martes, 16 de octubre de 2018

Echaron de un restaurante a un sobreviviente de cáncer porque "asustaba" a los clientes



El hombre perdió un ojo y la nariz por un cáncer de piel. Su hija hizo una publicación en Facebook para denunciar lo que había ocurrido.

Kirby Evans tiene 65 años y sufrió cáncer de piel hace siete años, hace unos días fue a Forks Pit Stop, un negocio en Walterboro, Carolina del Sur. Pidió un café y unas donuts, pero cuando se disponía a sentarse y disfrutar de su merienda, la gerenta del local lo llevó a su oficina.

Allí, le dijo a Evans, a quien le extirparon el ojo izquierdo y la nariz para poder sobrevivir al cáncer, que se cubriera la cara o que se fuera porque estaba "asustando a los clientes". "Las palabras que salieron de su boca me lastimaron tan profundamente", contó a la ABC News 4.

Luego de la conversación con la mujer, salió del comercio llorando y lo primero que hizo fue contarle a su hija Brandy lo que había ocurrido. En consecuencia, ella compartió la humillante historia en Facebook.

"Se fue a casa llorando para contarme lo que sucedió. Mi padre es un superviviente del cáncer y perdió su ojo izquierdo y su nariz debido a esta horrible enfermedad. Fue discriminado por su aspecto.No puede evitar lo que el cáncer le hizo. Mi padre es el hombre más fuerte que conozco, pero cuando me contó lo que le sucedió, vi cómo le salían las lágrimas. Me duele verlo herido así."

Brandy también contó que Kirby no puede pagar una reconstrucción facial y que tampoco puede usar un parche en el ojo izquierda, dado que es una zona que necesita estar descubierta. En este sentido, le dedicó un mensaje al gerente del local: "Nunca deberías juzgar un libro por su tapa hasta que hayas caminado una milla en sus zapatos. Ojalá nunca tengas cáncer porque no se discrimina a le gente como lo hiciste con mi papá".

La publicación alcanzó rápidamente los más de 8 mil "Me gusta" y fue compartida casi 13 mil veces. Los usuarios llenaron la publicación de Brandy con mensajes de cariño para su padre y repudio hacia Forks Pit Stop por su discriminación.

En uno de los comentarios a la publicación, una mujer que se presenta como la gerenta del local, defendió la postura: "Dirijo un negocio de servicio de comida donde la gente come.No veo absolutamente nada de malo en lo que hice. Él vino justo en el horario de más trabajo. Tengo facturas que pagar y trabajo muy duro para complacer a los clientes".

A partir del incidente, la hija de Evans arrancó una campaña para recaudar el dinero necesario para que su padre pueda acceder a las operaciones.


¿Que sentís?
descripcion de la imagen