domingo, 21 de octubre de 2018

Será récord la oferta de asientos en los vuelos

Se estima que habrá un extra de 1 millón de lugares disponibles respecto de la temporada pasada. Se suman vuelos y nuevos jugadores.

La temporada de verano 2018-2019 contará con una oferta de asientos para volar por el país y a destinos regionales que no tiene antecedentes en nuestro mercado aerocomercial. Se espera que el número sea un récord histórico, con una disponibilidad adicional de casi 1 millón de asientos con relación a las cifras que se registraron en el verano 2017-2018.

La llegada de nuevos competidores es uno de los factores que hará elevar la oferta de asientos, con sus propuestas para sumar rutas y aviones surcando cielo argentino. Además, las compañías que ya están instaladas tienen previsto aumentar frecuencias y agregar destinos estacionales.

La mayoría de las aerolíneas se preparaba desde hace tiempo para jugar este partido. Prácticamente desde el mismo momento en que finalizó la temporada anterior. Para ese momento ya anticipaban un verano con alta demanda, en un mercado que crecía mes a mes ayudado por precios con fuerte tendencia a la baja como anzuelo para una competencia que sería cada vez más cruda y dura.

Lo que no previeron fue que el contexto cambiaría radicalmente a partir de abril. Fue cuando se aceleró el proceso de devaluación del peso hasta llegar al pico de agosto. Esto trastocó los planes, tanto de los viajeros como de las empresas. Los costos en dólares se fueron a las nubes, el precio del combustible quedó atado al rush de la moneda estadounidense y los salarios locales perdieron rápidamente una porción significativa de su poder de compra.

Los pasajeros comenzaron a abandonar la idea de visitar destinos en el exterior y demandaron pasajes domésticos, o en el mejor de los casos, regionales según los cálculos de conveniencia cambiaria. Brasil parece ser por ahora una opción disponible, aunque no tan económica como la que resulta la Argentina para los brasileños.

La apuesta al mercado doméstico en apariencia quedó favorecida por el cambio de flujo turístico tras la devaluación. Con una salvedad: la incertidumbre también hizo que una porción importante de asalariados haya resuelto postergar el plan vacaciones hasta nuevo aviso, a la espera de que se despeje la incertidumbre económica.

En definitiva, las empresas aéreas admiten que hasta el momento el saldo de todo este reacomodamiento no es neutral. Se ha perdido más de lo que se ganará, tanto en tráfico como en ingresos.

Quizás la mejor oportunidad esté planteada para la nueva competencia low cost, que todavía tiene espaldas para financiar pérdidas que le permitan sostener su estrategia de lanzar ofertas de pasajes a precios increíblemente bajos. El que no quiera volar a pérdida sabe que no puede sumarse alegremente a la guerra de ofertas que caracterizó este 2018, sobre todo desde que en agosto se eliminó la banda inferior de precios regulados.

Igual, la apuesta de las compañías apunta a capturar al viajero local con ofertas agresivas, sobre todo al que usaba tradicionalmente el transporte terrestre.

El director Comercial de Aerolíneas Argentinas, Máximo Amadeo, precisó que la oferta de la compañía para la temporada de verano se compone de casi 3 millones de asientos, distribuidos en diversos destinos vacacionales de playa, Patagonia, NEA y NOA. "En algunos casos, la oferta de asientos se ha incrementado un 100% respecto de la temporada anterior", aseguró.

Según los cálculos de Aerolíneas esto representa un incremento promedio de la oferta de 6% con relación al verano pasado, específicamente sobre los meses de enero y febrero. Es resultado de un aumento de las frecuencias y también de la suma de un par de rutas nuevas como Córdoba Punta Cana y Rosario-Río de Janeiro.

La compañía, a través de un comunicado, planteó los siguientes ejemplos: "Un 13% más de asientos para volar entre Tucumán y Mar del Plata, 14% más entre Mendoza y Mar del Plata, 23% más entre Buenos Aires y Calafate, 31% más entre Córdoba y Calafate, y 25% más entre Ushuaia y Buenos Aires. En el caso de los destinos regionales, se destaca el crecimiento de Punta Cana, que pasa de 4 a 7 frecuencias semanales".

La estrategia general consiste en reforzar temporalmente destinos más habituales de vacaciones y restar asientos los vinculados al tráfico corporativo que decae en esa época del año.

Por caso, el incremento neto de la oferta de asientos de Aerolíneas rondará las 250.000 butacas.

Otras compañías consultadas por Ámbito Financiero reportaron los siguientes números para el próximo verano:

Flybondi: proyecta tener para ese momento operativas 18 rutas nacionales y 3 rutas regionales. En base a esto la compañía low cost estima que aportará unos 540.000 asientos a la oferta global.

Norwegian: prevé añadir unos 155.000 asientos al mercado doméstico a partir de enero, momento para el cual espera contar con una flota de 4 aviones recorriendo 6 rutas.

Latam Airlines: estimó que "a nivel industria estimamos que el mercado doméstico crecerá un 25% con respecto al año pasado. Latam acompaña este incremento con un factor ocupacional en sus vuelos promedio al 85%. Al mismo tiempo la compañía incorpora la ruta estacional Salta - Iguazú desde el 16 de diciembre al 3 de marzo, en una temporada clave para el turismo interno".

Andes: Vuela 12 rutas regulares en el país y sumará esta temporada la ruta a Punta del Este. También tiene activa participación en el mercado de vuelos charter, pero decidió devolver dos aviones 737 de los cuatro que tenía porque este mercado se redujo tras la devaluación (ver entrevista en página 11).


FUENTE: NA
¿Que sentís?
descripcion de la imagen