sábado, 17 de noviembre de 2018

Sale en libertad la tía de Sheila Ayala

Se trata de Leonela, quien aportó pruebas para comprobar que no estuvo en su casa el día del crimen de la menor. En tanto, comprometió a su Fabián Ezequiel González Rojas.

Leonela Ayala, la tía de Sheila, la menor asesinada por el esposo de esta, aportó una serie de elementos que probarían que no estuvo en su casa la tarde del crimen.

En su declaración indagatoria se despegó del homicidio de la nena de 10 años, ocurrido el 14 de octubre pasado y comprometió a su pareja, Fabián Ezequiel González Rojas, nacido en Paraguay.

De esta forma, la imputada alivió su situación y la investigación, al menos en lo que refiere a ella, y confirmaron que será liberada hoy sábado.

Hasta ahora González, a quien le encontraron rasguños en un brazo y, según un testigo, modificó radicalmente sus hábitos el día que Sheila fue asesinada, aparece más comprometido. La principal hipótesis indicaría que aprovechó que su pareja se habría ido después de una discusión y, al quedar solo en la casa, habría raptado a Sheila cuando jugaba en la precaria plaza del predio.

Se concretaron las indagatorias de ambos imputados, sus declaraciones habían sido suspendidas debido a inconvenientes en el traslado de Leonela desde la alcaldía de La Plata, donde fue alojada al día siguiente de haber dado a luz a su cuarto hijo. Durante la indagatoria, que se desarrolló durante más de dos horas, Leonela ratificó que su marido habría intentado abusar de su propia hija, también de 10 años, siete meses antes del asesinato de Sheila, ocurrido en el barrio Trujui, en San Miguel.

Este hecho ya había sido señalado en el expediente por un vecino que afirmó que hace más de siete meses había escuchado una discusión entre Leonela y su pareja en la que la mujer lo acusaba de haber abusado de su hija mayor. Ante esta acusación, cuando era perseguido por su mujer y algunos familiares, González se habría refugiado detrás de un auto abandonado.

El caso nunca se judicializó hasta que Leonela ratificó los dichos de aquel vecino y acusó a su marido. La mujer agregó que en aquel momento no había hecho la denuncia porque su pareja habría amenazado con matarla.

En su declaración, en la que rompió en llanto durante algunos tramos, Leonela presentó elementos que probarían que no estuvo en el departamento 6 del Campo Tupasy la tarde en la que Sheila fue secuestrada y asesinada.

Entre esas pruebas aportadas por la acusada figuran los informes de la tarjeta SUBE que indicaron que abordó un colectivo a las 11.20 y regresó después de las 18.

La acusada también aportó los testimonios de varias personas que afirmaron que habían estado con ella la tarde en la que Sheila fue asesinada. Tampoco puede ser acusada de encubrimiento ya que la ley la ampara al ser su mujer.

Fuente: Télam
¿Que sentís?
descripcion de la imagen