sábado, 1 de diciembre de 2018

El desesperado pedido de una joven que estuvo desaparecida cinco meses: "No quiero estar acá, me están obligando"

Priscila Yanet Maciel era buscada desde julio por su familia. La última vez que la vieron fue en Capital Federal y el miércoles la encontraron con su pareja en Tucumán. Sospechan que estuvo cautiva.


Luego de cinco meses de búsqueda, la policía encontró a Priscila Yanet Maciel una joven de 23 años que era intensamente buscada en Capital Federal desde julio. La familia de la joven había denunciado su desaparición y señalaba como principal responsable a su última pareja un hombre de 43 años acusado de vender droga.

La joven fue encontrada tras ser reconocida por una mujer que la vio dentro de un vehículo con un hombre. Inmediatamente dio aviso a la policía quien logró detenerlos minutos después. Una vez que la joven estuvo con los efectivos policiales, le dieron un teléfono para que se comunicara con su hermana a quien le dijo: “No quiero estar acá, me están obligando a quedarme, no puedo hablar con nadie y me están pegando”.

El hombre, de 46 años, fue detenido por agentes de la Subdelegación Concepción de la PFA y puede ser acusado del delito de “privación ilegítima de la libertad y violencia de género”, adelantaron voceros judiciales.

Rubén Oseira, padrastro de la joven, dijo que Priscila ya había denunciado a su pareja antes, “pero lamentablemente volvió de vuelta con él”.

“No sé si porque la estuvo acosando o amenazando, pero ella, por no ponernos en riesgo a nosotros, se fue con él”, aseguró Oseira, quien agregó que el hombre “vendía drogas” en La Paternal y que su hijastra tenía problema de adicciones.

Respecto de Priscila, su padrastro contó que se encuentra “bien, está contenida, pero obviamente tiene su deterioro por todo lo que pasó en estos meses”, y que “le han dado ropa limpia, ha comido, se ha bañado”.

“Estamos moviendo contactos con gente para llevarla (cuando regrese a Buenos Aires) a alguna granja de rehabilitación para que no venga acá ni vaya a la casa de la hermana mayor”, aseguró el padrastro de la joven, quien confesó que no tuvieron “la suficiente contención con ella” y “para que no vuelva a ocurrir lo mismo” quieren “encontrar un lugar” para Priscila.

Oseira también contó que la madre de la joven recibió amenazas telefónicas por parte de la hermana del detenido al enterarse del hecho, por lo que estaban por presentar una denuncia al respecto.

El caso está siendo investigado por la Fiscalía de Instrucción 3 del Centro Judicial Monteros, que dispuso que la joven sea trasladada a una vivienda segura destinada a víctimas de trata y custodiada por agentes policiales, mientras que el detenido iba a prestar declaración indagatoria hoy ante la Justicia.
¿Que sentís?
descripcion de la imagen