jueves, 6 de diciembre de 2018

Quiénes pagarán Bienes Personales a partir del año próximo

Se eleva el MNI a $ 2.000.000, aumenta la alícuota para quienes más bienes tengan, y se exime del pago a los inmuebles destinados a Casa Habitación.


El último miércoles, la Cámara de Diputados sancionó con carácter de ley las modificaciones en el impuesto sobre los Bienes Personales, que empezarán a tener vigencia a partir del ejercicio 2019, cuyo vencimiento procederá en el año 2020.

A continuación, se detallan los cambios más significativos:
Aumento del Mínimo No Imponible: El monto mínimo para no tributar este impuesto pasará de $1.050.000 actual a $ 2.000.000.
- Aumento de alícuotas: En la actualidad tenemos una alícuota fija del 0,25% para todos los contribuyentes. Con este cambio, volvemos a la versión anterior de Bs Ps con una escala progresiva de alícuotas, por lo que quienes más bienes tengan tributarán una alícuota mayor. La nueva escala queda conformada de la siguiente manera:


- Exención Casa Habitación: Este punto, impulsado por el Senador Pichetto, es muy beneficioso y contempla un reclamo que venimos haciendo hace tiempo los contadores, donde se exime del pago de este impuesto a los inmuebles destinados a casa habitación cuyo valor impositivo no supere los $18.000.000 y donde sus propietarios residan de forma permanente.

- El impacto oculto del aumento de bienes personales se dará cuando el nuevo “Organismo federal de valuaciones fiscales” comience a trabajar. Este organismo creado en octubre pasado tiene como objetivo determinar los procedimientos y metodologías para que las provincias avancen en un revalúo inmobiliario, lo cual impactará directamente en Bienes Personales. Esto generaría, que más allá del aumento del MNI, muchas más personas comiencen a tributar este impuesto producto de la revaluación de sus inmuebles, la inflación del país, y la revaluación de sus activos valuados en moneda extranjera.

Estos cambios atentan contra a seguridad jurídica de los contribuyentes, algo que viene ocurriendo con todas las modificaciones impositivas de los últimos tiempos. Recordemos que en 2016, a través de la Ley de Sinceramiento Fiscal se redujeron las alícuotas de Bienes Personales y se le prometió a los contribuyentes que en 2019 se eliminaría este impuesto. Sólo 2 años más tarde, no sólo que no se elimina, sino que se aumentan las alícuotas. Por lo tanto, alguien que entró al “blanqueo” confiando en que no pagaría bienes personales, o de pagar el impacto sería ínfimo, hoy se ve decepcionado y perjudicado por una modificación que le generará un mayor impacto fiscal en su economía.

Al contrario de lo que piensan algunos sectores, estos cambios desalientan las inversiones extranjeras y más aún las locales, y promueven la evasión impositiva a través del ocultamiento de bienes y la no declaración de fondos.

Como siempre pasa, se utiliza a los impuestos para negociaciones políticas, en este caso el aumento de bienes personales (se calcula será de $6.500 millones) irá destinado al “fondo compensador” para mitigar los impactos de la quita de subsidios, principalmente en el rubro de transporte.
¿Que sentís?
descripcion de la imagen