lunes, 10 de junio de 2019

Lifschitz recorrió las obras del desagüe Gorriti en la ciudad Capital

"Cumplimos con el objetivo de priorizar las obras públicas en Santa Fe", resaltó el gobernador.

El gobernador Miguel Lifschitz recorrió este lunes la obra del desagüe Gorriti, en la ciudad de Santa Fe. La primera etapa del colector, que va entre la avenida Blas Parera y la desembocadura del reservorio, permitirá sanear en forma definitiva la calzada, facilitar el drenaje y acelerar los tiempos de escurrimiento del agua en caso de precipitaciones intensas.

La ejecución de la obra beneficia a más de 35 mil vecinos de los barrios Los Troncos, Loyola Sur, Estanislao López, Santa Marta, Liceo Norte y Ceferino Namuncurá, entre otros.

“Las experiencias de 2003 y 2007 pegaron tan duro en la ciudad de Santa Fe que generaron una situación tan traumática y dramática para cientos de miles de santafesinos. Se necesitaba un plan de obra estructurado y sistemático, que había que realizar en un determinado tiempo”, recordó Lifschitz.

“Hoy realizamos una recorrida por la obra del desagüe Gorriti. Con una inversión de más de 200 millones de pesos, se encuentra en ejecución, con más de un 60% de desarrollo y seguramente para fin de año va a estar terminada”, destacó.

“Es una obra muy importante que se inicia en Blas Parera y continúa más o menos dos kilómetros saneando todo una zona de más de 65 mil hectáreas”.

"Hicimos una presentación de los desagües Mariano Comas; Larrea, con tres etapas; y Llerena, que junto a la Casa Bomba 0, han permitido y van a permitir proteger a la ciudad de Santa Fe de futuras inundaciones”.

"Esas obras son parte del compromiso asumido con una inversión millonaria. Cumplimos con el objetivo de priorizar las obras públicas en Santa Fe. Resta la obra en Camino Viejo a Esperanza y sobre Díaz Colodrero, que se van a licitar antes de que termine el año”, anunció Lifschitz.

GRANDES DESAGÜES
En tanto, el concejal Emilio Jatón recordó que “Santa Fe siempre vive en riesgo hídrico y no es una cuestión menor. Tenemos experiencias que nos han costado muchísimo y relatos que forman parte de la vida de los santafesinos. Santa Fe tiene miedo de inundarse pero con estas obras, esos miedos están desapareciendo”.

“Son obras que había que hacer, porque nos dejan vivir más tranquilos que antes”, afirmó.

Por su parte, el subsecretario de Obras y Gestión Territorial, Nicolás Mijich, explicó que en la última década “se concretaron seis grandes desagües en la ciudad de Santa Fe: Llerena; El Sable; Mariano Comas; la obra de Gorriti, que tiene un 60% de avance; Larrea, que está dividido en tres lotes y hoy se está en proceso de culminar la última parte con dos desagües adicionales como Aguado y Azopardo; y la Estación de Bombeo Cero que beneficiará al barrio Centenario y que está a punto de ponerse en funcionamiento”.

“En ese marco se logró concretar gran parte de los desagües planificados durante 2011 y se actualizó parte de lo que era el plan hídrico original”, aclaró.

PRESENTES
De la actividad, que inició en la intersección de las avenidas Blas Parera y Gorriti, participaron también, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías; los diputados provinciales Jorge Henn y Julio Garibaldi; el director del Instituto Nacional del Agua (INA) Centro Regional Litaral, Luis Lenci; y el encargado del Plan Director Hídrico de la ciudad de Santa Fe, Alejandro Felicia.

OTRAS OBRAS
Además de los trabajos sobre Gorriti, se avanzó con el desagüe Larrea que beneficia a más de 70.000 personas del norte de la ciudad e incluyó obras complementarlas como los conductos secundarios Azopardo y Aguado.

Por otra parte, se avanzó también con el desagüe Larrea, que se inicia en la avenida Peñaloza y se desarrolla hacia el oeste por Larrea, hasta la intersección con el Camino Viejo a Esperanza (2530 metros), incluyendo obras complementarlas como los conductos secundarios Azopardo y Aguado, y beneficiando a más de 70.000 personas del norte de la ciudad.

En el noreste, se desarrolló el Colector Principal El Sable, situado en el callejón así denominado desde la avenida Peñaloza hasta Aristóbulo del Valle, que transcurre a lo largo de 21 cuadras. Se sanearon 130 hectáreas, beneficiando a 2.000 habitantes de los barrios Peñaloza Norte, Las Delicias y Nueva Santa Fe.

También se refuncionalizó el canal Las Mandarinas, en el límite con Monte Vera.

En el mismo sentido, fue fundamental la obra del desagüe Llerena, bajo la calle del mismo nombre, entre las avenidas Almirante Brown y General Paz, en un tramo de 840 metros. Esos trabajos m,ejoraron el escurrimiento del agua beneficiando a cuatro barrios: Sargento Cabral, Unión y Trabajo, María Selva y San Roque, e indirectamente a todo el sector noreste de la ciudad.

En el suroeste de la ciudad, se construyó la Estación de Bombeo 0, en la intersección de calle Tarragona y la avenida Constitución Nacional Argentina, que permite evacuar los excedentes del agua de lluvia de la Cuenca Centenario y beneficia en forma directa a los barrios Centenario, Chalet, San Lorenzo y Fonavi San Jerónimo. Indirectamente, favorece también a los vecinos de 12 de Octubre, Roque Sáenz Peña, Santa Rosa de Lima y Roma, entre otros.

Mediante el desagüe Mariano Comas (desde 4 de Enero hasta la intersección de la avenida López y Planes con pasaje Irala) se sanearon 20 hectáreas, beneficiando a cientos de habitantes del barrio Mariano Comas.

En las márgenes este y oeste de la capital provincial, se mejoró el terraplén de defensa existente en Colastiné Sur; se ejecutaron tareas de mantenimiento y reparación del sistema de defensas contra inundaciones en Santa Fe, Santo Tomé, San José del Rincón, Recreo, Comuna de Arroyo Leyes y Alto Verde; y también se realizaron obras de ampliación, operación y mantenimiento de la red telemétrica del río Salado.
¿Que sentís?
descripcion de la imagen