Fingieron tener secuestrada a su hija y le robaron 55 mil dólares

La mujer tiene 86 años y vive en la localidad de Videla. Los delincuentes pasaron por su casa y se llevaron el dinero que había podido juntar.



Una señora de 86 años fue víctima del cuento del tío. Un delincuente llamó a su casa y le dijo que tenía secuestrada a su hija. Por el rescate le pidieron 100 mil dólares. La mujer no contaba con esa suma, pero logró reunir 55 mil que los malvivientes retiraron de su vivienda.

Nanci Bailo, su hija, relató el escalofriante diálogo que mantuvieron con su madre, quien vive sola en la localidad de Videla.

"El llamado fue cerca de las 2 de la madrugada, a una hora en que la mayoría está dormido. Le dijeron que me tenían secuestrada, ella imaginó que habían entrado a mi casa porque nosotras no vivimos juntas, le hicieron escuchar a una mujer que supuso que era mi voz", contó Nanci. Además, los supuestos secuestradores le dijeron que la estaban golpeando.


"De nuevo mi voz, llorando, pidiéndole por favor que haga lo que le decían y les entregue todo el dinero que tenía porque me estaban apuntando con un revolver y me iban a matar".

Los sujetos también llamaron al teléfono celular de la mujer con el objetivo que no se pueda comunicar con nadie. De ese modo, quedó incomunicada, escuchando solamente los lamentos de su supuesta hija, mientras le insistían con que la iban a matar si no entregaba el dinero.

La casa de la señora se encuentra frente a la comisaría de Videla y en la esquina hay cámaras de seguridad que filmaron que a las 3.30 horas llegó un auto a la vivienda para retirar el dinero, que tal cómo le habían indicado los delincuentes, dejó envuelto en un paquete en la vereda.

El delito, a metros de la comisaría, le genera muchas sospechas a Nanci, quien señaló que todas las personas del pueblo saben que su madre vive sola y que ella se encuentra en Rafaela. "Sabían muchas cosas, algunas que conoce todo el mundo y otras que no sé cómo las averiguaron".

En cuando a su mamá, comentó que "quedó conmocionada y con una sensación de vulnerabilidad e inseguridad como sentiríamos todos en su lugar. El sentirse observada y controlada le generó mucho miedo".

Fuente: LT10

Publicar un comentario

0 Comentarios