lunes, 19 de noviembre de 2018

Cambios por el dólar: TV al precio de Chile y autos “SUV” al de Miami

Cómo la devaluación del peso modificó los precios de electrodomésticos y autos. El ajuste que viene.

Una concesionaria importante de una marca de autos de amplia gama necesita vender unas 70 unidades por mes para no perder. Este mes, con suerte, lograría colocar 42.

Una de las principales cadenas de electrodomésticos viene recalculando precios durante los últimos cuatro meses.

Al principio de cada período intenta trasladar parte del impacto de la fuerte suba del dólar (de 100%) en lo que va del año. A mediados de mes, debe incrementar las ofertas para recuperar ventas frente a un mercado que se achicó en forma sensible y no permite darle revancha en el corto plazo en la recuperación de márgenes.

Un poco más de un año atrás los argentinos viajaban en caravana a Chile para comprar televisores a un precio entre 40 y 50% más barato que en la Argentina. Ahora, aseguran los vendedores, esas TV están más baratas acá que allá.

Vendieron muy bien durante el Mundial de Rusia, pero los stocks quedaron cargados y, con la elevada tasa de interés actual, ningún jugador de la cadena puede darse el lujo de vender sin hacer descuentos.

Una prestigiosa marca automotriz está ofreciendo un modelo de SUV ( Sport Utility Vehicle, tienen aspecto de todoterreno pero, a la vez , son ciudadanos) a un precio en dólares muy similar al de Miami($800.000).

La fuerte devaluación del peso golpeó de lleno al poder de compra de los salarios pero, a la vez, derrumbó los precios en dólares de muchos productos que consume la clase media acomodada que ahora, también, estaría sintiendo el “efecto riqueza” que sienten los tenedores de dólares después de la trepada de la divisa.

La calma cambiaria en la Argentina lleva apenas seis semanas, pero junto a las tasas altas, está presionando sobre las empresas para moderar los precios en el camino a poder vender y achicar los stocks.

A esa tenaza financiera hay que sumarle el hecho político que implica que el Gobierno haya conseguido aprobar el Presupuesto 2019 con todo lo que implicó en términos de negociación y apoyo de los gobernadores peronistas (plata contra voto, como siempre).

Tal es el alivio en el Gobierno y la satisfacción que se vive en los despachos oficiales que en medio de ese microclima el ministro de Economía llegó a pronunciar la frase más polémica y riesgosa de los últimos tiempos: “Nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que caiga el Gobierno”.

Es cierto que en la historia de los ajustes fiscales argentinos nunca se intentó bajar a cero el déficit primario viniendo de otro equivalente a 2,7% del PBI, pero de ahí a exaltarlo hay una gran distancia... y menos enarbolando la idea de la caída de un gobierno en la semana en que el logro del Presupuesto indicaba un paso adelante en la gobernabilidad.
¿Que sentís?
descripcion de la imagen