viernes, 13 de septiembre de 2019

Colectivero asaltado: “Nunca dejaron de apuntarme con la pistola en la cabeza”

El conductor de la unidad asaltada afirmó que el hecho duró poco tiempo pero para él fue un a eternidad. Relacionó el hecho con falta de controles policiales que ya no se realizan.

Martín es conductor de la Línea 8 y como todos los días salió a horario desde la parada para hacer su primer viaje del turno. Todo transcurría con normalidad. En cada esquina iban subiendo los mismos pasajeros que lo hacen cotidianamente para asistir a sus trabajos, escuelas y colegios.

Pasadas las seis de la mañana el viaje se iba a volver una verdadera pesadilla. Dos hombres (un mayor y un menor) subieron a la unidad y a punta de pistola robaron todo lo que encontraron a su paso al conductor y a los pasajeros.

“En todo momento tuve la pistola en la cabeza”, relató Martín.

“Nunca había pasado una situación así y lo primero que pensás es que todo termine rápido y poder volver a estar con tu familia. Por otro lado, está esa sensación que ahí te quedás, que no vas a tener chances de zafar”, expresó el chofer con mucha angustia y preocupación.

Mientras el más grande de los delincuentes apuntaba a la cabeza del conductor, el menor comenzó a caminar por el pasillo de la unidad de traslado y sacó las pertenencias a los pasajeros. El mayor momento de tensión fue cuando quiso robarle las mochilas a pequeños chicos que iban a la escuela y las pertenencias a una trabajadora del servicio penitenciario.

“El menor se encargó de ir pasajero por pasajero para retirarle las pertenencias a los que iban en el colectivo. A mí me sacaron algo de dinero y por suerte no me sacaron los papeles del coche”, detalló Martín.

Siguiendo con el relato, el conductor explicó que la unidad tiene botón antipànico y pudo accionarlo luego del hecho cuando ya se trasladaba a la comisaría.

“No es fácil accionarlo en ese momento si tenés una pistola en la cabeza”, explica el trabajador y comentó que el mejor método contra la inseguridad eran los controles de gendarmería que se hacían justo en la esquina donde fue asaltado.

La inseguridad es una constante y no es la primera vez que pasa ya que desde el gremio junto con los delegados de la línea explicaron que hace una semana hubo otro asalto similar pero que no trascendió. Este tipo de situaciones comenzaron a pasar cuando se dejaron de hacer controles policiales en la zona.

“Cuando había controles de Gendarmería y Policía Federal no pasaba nada, ahora se dejaron de hacer y está todo a la deriva”, finalizó Martín.

Fuente: RU
¿Que sentís?
descripcion de la imagen